Formación en género y diversidad para medios de Velocidad

Durante el período de aceleración de los diez medios ganadores del Fondo Velocidad se llevó adelante el Capítulo de Género, Diversidad e Igualdad. A través de una serie de encuentros virtuales y la creación de manuales, la formación buscó impactar en una perspectiva relegada en el periodismo al interior y el exterior de sus redacciones. 

“Inicialmente consideramos que toda empresa, organización y, en este caso, un medio tiene que contar con un abordaje responsable y profesional de las temáticas de género y diversidad que proponga un enfoque interno como gestión de equipos, colaboradores, terceros, y uno público”, dijo Vanina Berghella, Directora de Velocidad. Para ella, en los medios, además, se debe considerar de forma particular el aspecto editorial y de cobertura periodística. 

La experiencia de aprendizaje

Sandra Chaher, periodista especializada en temas de género y diversidad y Directora de Comunicar para la Igualdad, estuvo a cargo de la creación del proceso de consultoría y de formación . “Fue muy buena en general, los vimos muy predispuestos a incorporar nuevos temas”, dijo sobre la experiencia. Durante los encuentros, los medios compartieron que la mayoría no contaba con protocolos formales para trabajar temas de violencia. “Me parece que esto evidencia un vacío que debe ser llenado ya que las situaciones de violencia son habituales en cualquier estructura laboral y por lo general son invisibilizadas”, dijo Chaher.

Se realizaron tres encuentros generales en los que se trabajó con diferentes materiales realizados especialmente para esta oportunidad: una “Guía de Principios de Género, Diversidad e Igualdad”, un “Protocolo de atención ante situaciones de violencia” y una “Guía de contenidos con perspectiva de género”. Luego, cada medio profundizó los aprendizajes con nueve consultoras, cada una de ellas ubicadas en el país donde se encuentra el medio.  

“La necesidad de trabajar con consultoras tácticas locales responde a dos cuestiones. Una tiene que ver con los aspectos legales en torno a la violencia de género en cada país. La otra, está relacionada a la necesidad de trabajar en torno a una cultura en común”, contó Mijal Iastrebener, Co-Fundadora y Directora de General de SembraMedia. “Si bien los desafíos que encontramos en los medios son similares a nivel regional, quisimos ser respetuosas de que cada país y cada medio tienen su cultura y su forma de abarcar esta temática ”.

Para armar la experiencia de formación en la aceleradora, el equipo comenzó leyendo materiales producidos por el ecosistema, organizaciones de derechos humanos y de activación cívica. “A este estudio preliminar lo cruzamos con los tratados que conocemos en la región y que las Naciones Unidas revisan año a año en el Comité de Estatus de la Mujer”, explicó Iastrebner. Luego identificaron potenciales dificultades en los medios nativos digitales independientes. “Inspirados por las certificaciones que las Naciones Unidas otorgan a empresas y sus procesos para obtenerlas, planteamos un plan que compartimos con las expertas en la Asociación Comunicar para la Igualdad”, agregó. 

Para Berghella, el abordaje de forma transversal para los diez medios participantes, fue muy importante. “En un programa de este tipo, donde se abordan procesos de aprendizaje de forma integral, poder incorporar un capítulo de género y diversidad que permita la reflexión, enseñanza, el intercambio de experiencias y la creación de procesos, resulta de enorme valor para todos”, dijo.

¿Por qué hablar de perspectiva de género en una aceleradora? 

Durante el proceso de aceleración del Fondo Velocidad, los líderes se formaron en temas como negocios, sustentabilidad y liderazgo para que sus medios crezcan y se vuelvan sostenibles. ¿Por qué se sumó el capítulo de género?

“En términos simples, sin un enfoque de diversidad los medios de comunicación no pueden cumplir plenamente el rol que les cabe en sociedades pluralistas y democráticas”, dijo Gabriela Hadid, parte del equipo latinoamericano de Luminate. “Aunque esto es importante en todos los lugares del mundo, es particularmente importante en una región como América Latina donde por mucho tiempo los hombres han dirigido los medios de comunicación”, agregó. 

“Los medios tienen una larga historia de ser dominados por hombres en posiciones de liderazgo”, dijo Patrick Butler, Vicepresidente de ICFJ, sobre los desafíos de la región. La situación es distinta en medios digitales: según el estudio Punto de Inflexión de SembraMedia, casi el 40% de los medios nativos digitales estudiados en los cuatro países  cuentan con fundadoras mujeres. “Pero aún si los medios digitales son mucho mejores que los medios tradicionales en asegurar que las mujeres estén representadas entre el liderazgo, hay mucho más que pueden hacer. En cuanto al acoso sexual, América Latina tiene una historia del machismo en las salas de redacción”, agregó.

“Velocidad es un espacio de crecimiento, acompañamiento y comunidad entre medios independientes, pero también pensamos en la aceleradora como un modelador para el ecosistema”, dijo Iastrebner. 

La creación de protocolos de actuación ante situaciones de acoso, la creación de una guía de tratamiento periodístico con igualdad de género o el desarrollo de reuniones de equipo para tratar estos temas son algunos de los impactos que ya comenzaron a ocurrir en los medios que participaron de la formación. “Al inicio cada medio tenía diferentes niveles de involucramiento con la temática género y diversidad. Sin embargo, el trabajo realizado con Velocidad permitió que todos puedan profundizar el trabajo previo o ampliar las líneas de acción”, dijo Berghella.